jueves, 25 de noviembre de 2010

XXII

Negro bosque tenebroso
cruzado al anochecer
demoníacas voces
resonando a mi alrededor.
Siniestros esprectos
espíritus del fin
acechando tras las sombras
escondidos tras de mi.
Sin fe ni esperanza
sintiendo el cruel final
asesinando mis sueños
alimentandose sin piedad.
Tarha