miércoles, 19 de octubre de 2016

Tu llegada trajo la luz
y el calor de un nuevo sol
la fresca brisa de las montañas
el suave arrullo del manantial.
En esta casa,tu vida sera
tan feliz,que te envidiara
la mismísima y divina Basteh
y su toda su corte inmortal.
Duerme,duerme mi pequeño bien
que mañana el nuevo día llegara
cargado de juegos y alegría
lleno de amor y felicidad.
Ninguna sombre,turbe tu sueño
pues aquí,jamas te alcanzaran
las desgracias que pueblan la tierra
ni el abandono ni la soledad.
Tarha.

lunes, 29 de febrero de 2016

LXVIII

Triste la vida,vacía de toda pasión
cuando ya ni los sueños no realizados
ni las esperanzas juveniles
no son,ni nunca fueron,lo que son.
Negra es la esperanza,de una vida acabada
antes aun de llegar la hora
por que nada se ha cumplido
por la esperanza evaporada.
Ya herida el alma,de fría monotonía
busca el silencio,busca la noche
que el gélido sopor del corazón
menos duele la no muerte,que la no vida.
Tarha

viernes, 12 de febrero de 2016

LXVII

Ya la angustia descansa
en nieblas del pasado,
donde reposan las cenizas
del viejo musculo incinerado;
aquel rojo corazon
hoy incinerado,
que otrora
se creyera tan amado.;
Ya no queda recuerdo
de quien el dolor ha causado,
que las llamas del amor
solo cenizas han dejado.
Tarha.

domingo, 24 de enero de 2016

LXVI

Una plegaria a los cielos,
escondida en cada verso,
una caricia,un suspiro,
una mirada,un te quiero.
El recuerdo de un roce,
de la piel,contra la piel,
de unos labios de fuego,
de cuanto perdí ayer.
Hoy,la distancia separa,
lo que el tiempo unió ayer,
llevándose hasta los recuerdos,
de lo que nunca fue.
Tarha.

miércoles, 6 de enero de 2016

LXV

Charlemos paseando,
por el viejo bulevar
recordando aquel día
en que se rompió nuestra soledad.
Fue,en un timido día de otoño
y aun recuerdo el lugar
fue bajo aquel anciano roble
donde oí tu dulce cantar.
Y,recuerdas ese castaño?
fue donde te quise besar
y,allí,donde el olmo,recuerdas?
donde nuestros labios,se pudieron encontrar.
Ya,han pasado muchos otoños
pero aun podemos pasear
por el sendero donde supe
que jamas te dejaría de amar.
Tarha

miércoles, 24 de junio de 2015

LXIV

No hay en la distancia
tortura ni perdida
ni olvido ni dolor,
solo la tristeza
por el vació del corazón.
Pero no hay distancia alguna
por mas grande que el cosmos sea
que no la salve mi palabra
para llegar a mi Atenea.
No es la distancia
lo que a dos almas separa,
sino el desierto del temor
de que nuestros labios no se encontraran

LXIII

Como quisiera,
no existiera la distancia,
para as poder sentir
de tu piel la fragancia.
Que descubrir a Afrodita
y un mundo nos separe
convierte la bella Arcadia
en un páramo del Hades.