domingo, 24 de enero de 2016

LXVI

Una plegaria a los cielos,
escondida en cada verso,
una caricia,un suspiro,
una mirada,un te quiero.
El recuerdo de un roce,
de la piel,contra la piel,
de unos labios de fuego,
de cuanto perdí ayer.
Hoy,la distancia separa,
lo que el tiempo unió ayer,
llevándose hasta los recuerdos,
de lo que nunca fue.
Tarha.