domingo, 20 de noviembre de 2011

XXXIII


Hubo un tiempo en el ayer
en que juntos recorrimos
aquel triste camino
sin siquiera conocer
cual era nuestro destino.
Hubo un dia que despertamos
y llegamos a entender
lo lejos que llegamos
sin poder reconocer
cuanto nos amamos.
Y hoy como en el ayer
que seguimos esperando
la llegada del amanecer
bajo las estrellas recordando
aquella primera vez.
Tarha.