viernes, 18 de noviembre de 2011

XXXI


No es un poema del ayer
lo que esta voz anima
ni es la mente de otro
donde nace esta rima;
Se que es pequeño mi ingenio
para abarcar el sentimiento
pero nace esta obra
de mi simple pensamiento;
Ser phoenix de ingenios
ni lo soy ni lo pretendo
y es sincera mi disculpa
si por torpe no te ofendo;
Callen al fin las sirenas
las mentiras y vendetas
que antes se ve al mentiroso
que al cojo con sus muletas.
Tarha.