sábado, 29 de marzo de 2008

I


Que mis cenizas no las esparza el viento,

que mis cenizas no las engulla la mar,

que mis cenizas se las quede Echeyde,

que se las quede mi volcan.