sábado, 8 de septiembre de 2012

XLIII


Dulce muerte,alegre despertar
a la vida eterna
a la novida
al amor sin final,
Deja que tome
tu esencia mortal
el alma de tu ser
tu sangre vital.
Ven conmigo sin temor
entre mis brazos dejate llevar
donde el amor como la novida
son sombras de eternidad.
Olvida tus temores
y unete a mi existencia
deja atras los miedos
y abandonate en mi sentencia.
Condenado a la novida
por toda la eternidad
por amarte sin medida
por amarte sin piedad.
Tarha