miércoles, 27 de octubre de 2010

XX


Donde se halla la luz de mi vida
donde aquellos ojos jubilosos
donde esta mi alma perdida
donde aquel rostro hermoso;
Que fueron de las caricias
que mi piel hacían arder
donde las promesas de amor eterno
que nos dimos alguna vez;
Que fueron de la risa
donde quedo el llanto
donde murió el amor
donde nació este quebranto.
Tarha