lunes, 25 de mayo de 2009

XIII


Como mi pena puede asombrar

como mi dolor extraña?

Si no puedo vivir

la pasion de mi vida?.

No es un corazon

lo que en mi pecho late?

Y no es roja sangre

lo que llena mis venas?.

No tendre derecho a llorar

por las oportunidades perdidas?

No me podre lamentar

por los amores fallidos?.

No soy acaso un hombre

con su alma herida?

O habre de ser una seca estatua

de pecho duro y vacio?.

Tarha

3 comentarios:

Willow dijo...

Nadie nos puede cuestionar sentir lo que sentimos, por más terrible y doloroso que sea. Nadie nos puede juzgar por eso.La capacidad de sentir es lo que da valor a nuestra vida.

jade dijo...

En ocasiones tambien me he sentido así... porque casi siempre me han etiquetado de "fuerte" como si eso fuera ya la excusa perfecta para poder con todo lo que venga y no poder ni siquiera mostrar ciertos sentimientos...

Todos tenemos derecho a llorar, reir, disfrutar, sufrir... sin que dependa de nuestro género, personalidad o carácter, ya que humanos, seguimos siendo todos.

Un beso y gracias por esos versos, tan ciertos.

Preste Juan dijo...

Una hermosa visita a preguntas comunes sobre la vida misma, que con delicado estilo me recuerda a personajes de Shakepeare y Calderón.
Felicidades, encantador de verdad.