jueves, 12 de junio de 2008

VI

No es la espera vana
lo que ahoga mi alma,
ni la falta de tu aliento
en mi boca,
lo que me roba la calma
es no ver el brillo de tus ojos.
Es la ausencia de tu rostro
al despertar cada mañana,
tu silencio en mi lecho.
es no verte junto a mi ventana.
Tarha

1 comentario:

angélica dijo...

le extraño tanto...